El meme 'Success Kid'
El meme 'Success Kid'. LANEY GRINER

Los memes abundan en internet pues, con permiso de los emoticonos, son la mejor forma de expresar cómo nos sentimos. Sin embargo, en muchas ocasiones estas imágenes virales de internet tienen como protagonistas a personas reales que se convirtieron en estrellas de la red de un día para otro.

Es el caso de Sam Griner, un niño que actualmente tiene 12 años y vive en Jacksonville, Florida. Este niño fue en su momento conocido como Success Kid (niño exitoso), el bebé orgulloso de sus logros que describe a la perfección ese momento en el que consigues un resultado mucho mejor del que esperabas.

Pero la historia detrás de Success Kid es larga y está llena de logros, más allá de la expresión de éxito del pequeño.

El origen de la foto

La foto fue hecha por Laney Griner, la madre del pequeño. Tal y como contó a Unilad, fue con él y con su esposo Justin a la playa el 27 de agosto de 2007, y allí capturó a su hijo de 11 meses agarrando un puñado de arena y llevándoselo a la boca.

A Laney le parece curioso que nadie se dé cuenta de qué sucede en la imagen, ya que se pueden apreciar varios granos de arena en los labios del niño. Quizá sea ese el motivo de su expresión de orgullo, porque consiguió comerse ese apetitoso manjar.

Los significados del meme

Apenas cuatro meses después de hacer la foto, se viralizó en varios foros. Pero la interpretación del meme no fue unánime y surgieron en internet otros usos para la fotografía.

La actitud del pequeño con el puño cerrado se entendió como un símbolo de ira y agresión. Internet estuvo rápido y algunos usuarios echaron mano de Photoshop para añadir a un niño asustado detrás de Sam y titular la foto como "Odio los castillos de arena".

Para suerte de su madre y del pequeño, el meme adquirió rápidamente el significado que tiene ahora gracias a que alguien vio en los ojos del pequeño un gesto de superación y éxito.

La historia de su padre

Si hay alguien a quien esta historia cambió fue a Justin, el padre del pequeño.

A Justin le diagnosticaron una enfermedad renal y estuvo durante varios años en diálisis, algo que aterrizaba a la familia porque la abuela paterna de Sam falleció por este mismo motivo.

El padre del pequeño tenía que someterse a un trasplante, pero necesitaban demostrar que podían permitirse económicamente los medicamentos posteriores a la operación.

Para poder entrar en la lista de espera, sus amigos y familia intentaron ayudarles económicamente, pero no era suficiente. Laney y Justin decidieron crear una página en GoFundeMe para poder recaudar fondos, sin mencionar en ningún momento a Sam o su meme.

"No mencioné Success Kid en la página de GoFundMe porque quería que fuera sobre Justin. Más tarde, decidí publicar un enlace a la recaudación en mi Twitter diciendo 'Si todos los que alguna vez utilizaron el meme Success Kid donaran un dólar, podríamos salvar la vida de Success Dad'".

Tiempo después, la familia Griner se había vuelto viral de nuevo y, gracias a 5.000 personas, lograron superar la meta de 75.000 dólares y llegar hasta los 101.125.

Justin recibió su trasplante en 2015 y actualmente está recuperado y trabajando sin necesidad de diálisis.

Ver esta publicación en Instagram

#successkidney

Una publicación compartida de Laney Griner (@laneymg) el16 Ago, 2015 a las 10:16 PDT

"Estoy muy feliz de que mi foto pudiera ayudar (a mi padre). No lo entendí en ese momento, pero estoy muy contento de que ahora esté bien", declaró Sam a Unilad.

El presente y futuro de Sam

Ver esta publicación en Instagram

Exactly 10 years later and still the best Success Kid ever! #HappySuccessKidDay

Una publicación compartida de Laney Griner (@laneymg) el26 Ago, 2017 a las 1:40 PDT

Tras 12 años, la historia de Sam Griner no ha cambiado demasiado. Su popularidad en internet no ha modificado su vida, de hecho, su familia ya lo consideraba todo un Success Kid por haber nacido prematuramente y haber luchado los primeros meses de vida.

El pequeño protagonista sigue estudiando y le gustaría trabajar en algo relacionado con internet, youtuber quizá.

Sam asegura que no le suelen reconocer por la calle. Ya que se convertió en un meme con tan solo 11 meses, ha cambiado mucho físicamente y puede llevar una vida alejada del estrellato de internet.

No corrieron la misma suerte otros como la chica incómoda en la discoteca, la niña frente al incendio o el niño loco alemán.