Una clase de niños
Un niño con autismo sorprende a sus compañeros con un magistral discurso sobre tener TEA. LISA MOE / INSTAGRAM

El día 2 de mayo se celebraba el Día Mundial del Acoso Escolar, una fecha con el propósito de concienciar a pequeños y mayores de este problema cada vez más presente en las aulas, a pesar de las medidas educativas que se están tomando en los centros.

Los alumnos que son diferentes, por algún motivo, como llevar el pelo de un color diferente, tener pecas o ser más bajitos, suelen convertirse en el centro de insultos y burlas. Esta es una realidad a la que también se enfrentan los niños con autismo, a causa de su forma diferente a la "normal" de comportarse.

El trastorno del Espectro Autista (TEA) es un trastorno neurobiológico que se manifiesta en los tres primeros años y que perdura durante toda la vida. Los niños con autismo tienen habilidades sociales y comunicativas limitadas, lo que causa que se mantengan aislados y que sean víctimas más vulnerables de acoso escolar.

La principal causa de que esto ocurra es que, en la mayoría de casos, los niños no tienen conocimiento de lo que es el TEA y de cómo se manifiesta, pero tener autismo no significa que no quieran tener amigos y pasarlo bien, algo que ha querido dejar claro Rumari, un niño norteamericano de once años, tal y como informa Cribeo.

"Durante mucho tiempo, ninguno de vosotros sabía que tenía autismo, por lo que pensábais que era raro que hiciese ciertos gestos", explica mientras se golpea la cara. "Es algo que hago cuando necesito sentirme mejor".

El pequeño se levantó de repente, en mitad de una clase, para dejar boquiabiertos a sus compañeros compartiendo un poco de lo que es ser autista con ellos.

Ver esta publicación en Instagram

🧩 Today, a beautiful thing occurred within my classroom. My two most important mottos and lessons I stress every single day with my students is to “Be Kind” and to believe in one’s self through the growth mindset of “Yes I Can”. • • It is #AutismAwareness Month and every classroom on campus has been asked to have each student decorate a paper puzzle piece and hang it on our classroom doors. When I handed out the puzzle pieces, most students were familiar with the idea of Autism and aware of the cause of decorating the puzzle pieces. What my students did not know is that Autism is present within our classroom with one of our fellow classmates, Rumari. With excitement, Rumari rose his hand and said “May I please say something?” I nodded and said “of course”, but never could I have imagined what was to follow. • • Rumari has faced challenges and barriers beyond what any of us will ever be able to fully understand. But today, Rumari stood in front of the classroom with full confidence, enthusiasm, and courage and showed us that there is no challenge or barrier that can stop him. He brought to life the meaning of “Yes I Can” as he explained to his fellow classmates that he was autistic. With full knowledge, he explained the differences that may come when being autistic and how the spectrum is vast. He courageously spoke about his own differences and quirks, while defining what it means to make everyone feel like a someone. • • My other students and I sat quietly and listened, completely engulfed in every word he spoke to us. Because of this, it took me a bit before realizing I needed to capture this moment. Without any of the students knowing, I hit record and captured the final moments of Rumari speaking to us and the raw, authentic reactions of the rest of my students. It is then, that I lost my ability to hold back the tears. It is then, that the daily lessons to “Be Kind” and to remember “Yes I Can” were brought together. • • If I were unable to ever teach again or if there was ever a question to my path into this role as an educator, this moment solidified my purpose. With permission from Rumari’s parents, I wanted to share with you this moment:

Una publicación compartida por Lisa Moe (@missmoeteaches) el4 de Abr de 2019 a las 11:14 PDT

Lisa Moe, profesora de Rumari, publicó el vídeo del momento en el que el joven lanzó su discurso: "Algo maravilloso ha sucedido en mi clase. Las dos cosas que más valoro y me empeño en enseñar a mis alumnos cada día es 'sé amable' y creer en uno mismo diciendo 'sí, puedo hacerlo'", empezó diciendo.

"Este mes es el mes de concienciación por el autismo, y cada estudiante tiene un proyecto que hacer. Muchos de ellos saben qué es el autismo, pero lo que no sabían es que estaba presente en nuestra clase en forma de uno de sus compañeros, Rumari. Él levantó la mano para decir algo y sus palabras nos dejaron boquiabiertos", escribió.

Al parecer, el pequeño ha tenido que enfrentarse a multitud de desafíos, pero "Rumari se ha puesto al frente de la clase con confianza, entusiasmo y coraje; demostrando que no hay barrera que pueda pararle". "Ha explicado a sus compañeros qué es ser autista de manera magistral, e incluso de sus propias diferencias, mientras definía lo que significa que todos hagamos sentir a las personas como eso, personas", contó.