El pequeño Mason estaba cenando con sus padres en un restaurante de Titusville, Florida (Estados Unidos), cuando decidió que tenía que hacer todo lo que pudiera para conseguir uno de los juguetes que había en la máquina de peluches. Sorprendentemente consiguió entrar, pero salir no fue tan fácil… necesitó la ayuda de los servicios de emergencias.

Los bomberos acudieron al restaurante tras la llamada de un compañero fuera de servicio, que había visto cómo los padres del pequeño se encontraban en apuros. Cuando los bomberos llegaron, comprobaron que Mason estaba atrapado en el interior de la máquina de gancho de peluches.

"Afortunadamente no hubo ningún problema, ya que uno de nuestros tenientes estaba fuera de servicio y evaluó la situación”, explicó el cuerpo de bomberos a la prensa.

El pequeño accedió al interior a través del pequeño hueco por el que salen los muñecos cuando se consiguen atrapar con el gancho. Estaba tan obsesionado con uno de ellos que estaba dispuesto a hacer cualquier cosa, lo quería a toda costa. Sin embargo, cuando se dispuso a salir no fue capaz, según cuentan los servicios de emergencias de Titusville en un post en Facebook.

Finalmente, los bomberos consiguieron rescatar a Mason perforando el cristal. "Nos encanta un final feliz y estamos contentos de que todo salga bien", aseguraron los profesionales.

Está claro que el niño no había visto este vídeo... ;-)