¿Qué hacía un niño jugando en un columpio delante de un devorador incendio? Esa es la preguna que muchos se hacen aún hoy desde que se el menor fuese filmado divirtiéndose ajeno a lo que sucedía a escasos metros de él.

Se trata de Dima, un niño de una pequeña ciudad del distrito de Yamalia-Nenetsia (Rusia) que se ha hecho viral tras esa imagen, grabada el 25 de mayo, en la que, pese al voraz incendio, que causó graves daños y un derrumbe, el pequeño sigue jugando ante el asombro de medio mundo.

En las imágenes se ve al chaval, de nueve años, balanceándose sin inmutarse mientras las llamas devoran un edificio a unas manzanas del patio donde está con sus compañeros, y desde donde un grupo de personas observa atónito el fuego, que ha derrumbado parte del edificio afectado. Pero Dima sigue columpiándose.

Algo que ha generado en las redes multitud de opiniones. Desde los que alaban la valentía y la calma del menor hasta los que critican su acción, por peligrosa.

El caso se ha hecho tan famoso que hasta las autoridades de la región han salido a comentar el suceso. Ivan Skidanov, portavoz del Ministerio de Situaciones de Emergencia en el distrito autónomo de Yamalo-Nenets, aseguró que el niño no corrió ningún riesgo.

Según la madre del niño, aunque parecía muy cerca del incendio, en el que, recuerda, no hubo víctimas mortales, Dima y el grupo que observaba el fuego "estaban a una distancia considerada segura".