Dos jóvenes de 18 y 23 años de origen chino se han reencontrado en Madrid casi 18 años después de ser adoptadas en China por familias diferentes. "Es como si nos conociéramos de siempre", explicaba Alejandra, la mayor de las dos, en una entrevista con Verne.

Sara Danyao lanzó hace apenas una semana una petición de ayuda a través de su cuenta de Twitter para localizar a una niña, Alejandra, que cuidaba de ella en el orfanato que compartían en Hubei.

Ambas fueron adoptadas en Wuhan el mismo día, en mayo de 2001, cuando Alejandra tenía 5 años y Sara 11 meses. La primera, que estaba muy unida a la pequeña y tenía un gran sentimiento de responsabilidad por ella, trató de evitar a toda costa que las separaran pidiéndole incluso a los padres de Sara que la adoptaran a ella también.

Tras ver la repercusión de su hilo en Twitter, Sara decidió pedirle ayuda a sus padres, algo que ha resultado trascendental para encontrar Alejandra, ya que su padre aún conservaba el número de teléfono de los padres de esta.

"Desde que soy pequeña mis padres me han contado todo de mi adopción y me han hablado sobre esa chica" afirmaba Danyao en una entrevista en la cadena COPE días antes de localizar a su 'ángel de la guarda' en el centro de acogida, y asegura que lo que le llevó a buscarla es que "para mí significaría mucho porque no tengo nada de mi pasado, salvo esta chica y me haría mucha ilusión poder encontrarla".

Además de su ascendencia, también les une la forma en la que llegaron al centro: fueron abandonadas, Sara en una cesta, y Alejandra en un campo. "Muchas veces no lo hablas porque piensas que no te van a entender porque la gente no ha pasado por lo mismo" explica Danyao.

Ahora, casi dos décadas después de ser separadas, han logrado reunirse, y han querido agradecer toda la ayuda que han recibido compartiendo una fotografía juntas en sus redes sociales.