The Churchill Arms es conocido en todo el mundo por el hermoso follaje de su fachada; Sí, en los meses de verano este bar londinense está decorado con ramos y flores, pero en diciembre el pub de Kensington se cubre de árboles de Navidad.

A través de su Instagram, el establecimiento, que abrió sus puertas en 1750 en el oeste de la capital, ya adelantó que la exhibición de 2018 iba a ser por todo lo alto. Era difícil imaginar que las decoraciones navideñas pudiesen ser mejores que las de años anteriores. Un dato: la temporada pasada incluyeron la friolera de 80 abetos.

Pues bien, el peculiar exterior para estas fiestas tiene un total de 93 árboles de Navidad (más otros cuatro dentro), 21,500 luces y hasta un pequeño tren que atraviesa la fachada. Un equipo de decoradores ha tardado casi tres semanas en realizar el trabajo que ha costado casi 34.000 euros.

James Keogh, gerente del local cuyo nombre se debe a que era frecuentado por los abuelos de Winston Churchill, explicó los motivos de esta tradición con la que lleva 26 años: "Queda tan bonito y mágico que hemos decidido aumentarlo cada año".

Por este motivo, en 2004 ya había en la fachada hasta 30 árboles, y "antes de darnos cuenta teníamos unos 80 árboles y nos estábamos quedando sin espacio", concluye Keogh.