Patatas Pringles
Patatas fritas de la marca Pringles. GOIWARA / PIXABAY

Una mujer irlandesa ha sido arrestada y encarcelada tras haber abierto un envase de patatas Pringles que costaba 1,5 euros, según The Irish Times.

Kathleen McDonagh, así se llama la mujer, acudió el 27 de diciembre de 2016 (momento en el que estaba embarazada) a un supermercado Tesco situado en la ciudad de Cork, tienda donde tenía prohibido el acceso a causa de "interacciones previas" que no se especifican.

Allí, McDonagh cogió un bote de Pringles y se colocó en la fila del autoservicio para pagar. Sin embargo, cuando estaba cerca de llegar se le acercó un guardia de seguridad.

En ese momento, quitó la tapa del envase y exclamó: "Lo abrí, así que tienen que dejarme pagar esto", explica el material expuesto en el juicio, recogido por el medio irlandés.

El producto ya no se podía vender y ella aseguró que "quería comprar las Pringles, pero que no tenía permiso para estar en el supermercado", dijo en su defensa.

Ante lo ocurrido, el juez considera que los delitos previos cometidos por McDonagh, entre los que se incluye el robo, hicieron que la visita al supermercado y lo ocurrido allí adquiriera más gravedad.