Parece que estamos cansados del sexo a la vieja usanza y nosotros mismos nos imponemos ir más allá. Muchas veces no conocemos los riesgos que suponen para nuestra salud realizar orgías o encuentros liberales con varias personas a la vez, incluso utilizando preservativo.

La práctica del muelle es una de esas formas de ‘innovar’ en el sexo que pueden acarrearnos un problema en el futuro si no se hace bien. Se basa en un grupo de hombres tumbados en fila boca arriba y con el pene erecto. Varias mujeres van pasando por cada uno de ellos realizando penetraciones a modo sentadilla.

El muelle en el Kamasutra

No debemos confundir la práctica con la postura. En el libro del Kamasutra se nos presenta ‘La postura del muelle’ como aquella en la que la mujer, echada de espaldas, abre las piernas y el hombre se arrodilla ante ella. La chica eleva las caderas apoyando las nalgas en los muslos de su amante, abrazando con las piernas el cuerpo de la pareja. Ella es la que manda pues penetra o rechaza el pene a su antojo, siguiendo un ritmo, como un muelle.

La postura del muelle

Condones y diafragmas

En la práctica, el problema está cuando pensamos que sólo es necesario que ellos se pongan el condón siendo nosotras portadoras de nuestros propios fluidos. Lo ideal, antes de empezar la penetración, sería que tanto los hombres como las mujeres que participan en esta orgía utilicen preservativo o diafragma. Es la única manera de protegerse y disfrutar del sexo de una forma libre, divertida y segura.