La modelo Martina Big
La modelo Martina Big, en un viaje a Kenia tras su "cambio de raza". MARTINA BIG / FACEBOOK

La modelo alemana Martina Big cambió su piel clara por un excesivo bronceado para parecer una mujer africana, hecho por el que está convencida de que ha cambiado de raza e incluso afirmando que concebirá "bebés negros", tal y como cuenta The Sun.

La mujer lleva dos años inyectándose melanina y según ha revelado ahora su plan es dejar Alemania y mudarse a África a estar con "su gente". La modelo está buscando casa en Kenia.

"No solo me parezco a una mujer africana, también siento que ahora lo soy. Pasé un tiempo en Kenia el año pasado y me sentí como en casa", contó la modelo.

Big explica que quiere ir a diferentes países africanos, aprender más de su cultura y decidir cuál es el mejor lugar para vivir. Este parece ser el último paso de la modelo hacia su "conversión total" que empezó hace siete años, cuando dejó su trabajo como azafata de vuelo para convertirse en una "Barbie".

Más de una veintena de cirugías en su cuerpo la convirtieron en la mujer con más pecho del mundo, y no se detendrá, espera agrandarlas de nuevo pronto.

Después de hacer sus pechos más grandes empezó su obsesión por la piel oscura. Se dio varias inyecciones de bronceado, aunque ella no lo reconoce y habla de que se trata de una medicina experimental pensada para aumentar la resistencia del cuerpo al cáncer de piel.

"Me administraron tres inyecciones. Muchas personas recibieron el mismo tratamiento y todos reaccionaron de manera diferente. Algunas personas tuvieron solo un pequeño cambio, pero para mí eso me cambió por completo", relató.

Además, la modelo insiste que esas inyecciones también le han cambiado el color de los ojos y el color del pelo. "Es un cambio que está tanto dentro como fuera. Estos cambios no son superficiales, sino profundos", añadió.



La modelo está tan convencida de que ha cambiado de raza que viajó a Kenia con su marido Michael, y se bautizó allí, cambiando su nombre a Malaika. "Los africanos me amaban", aseguró.

Martina todavía no tiene claro el lugar al que se mudará, pero sí ha reconocido que le gusta el norte de Kenia. Isiolo fue su parte favorita. "Me gusta el clima cálido y seco. Puedo pasar todo el día al sol sin protector solar y no me quemo".

La modelo sigue viviendo por el momento en su tierra natal, Trier, una ciudad cercana a la frontera con Luxemburgo. Sin embargo, sigue manteniendo costumbres africanas, como llevar vestidos tradicionales o cocinar comidas típicas de allí, como la carne de cabra cocida.