Tomando como ejemplo a los maestros del camuflaje, los camaleones, un grupo de investigadores del Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial (CSAIL) del MIT han creado una tinta que cambia de color, diseño y patrón según la luz que se le aplique.

Los investigadores han llamado a esta nueva tinta PhotoChromeleon, en honor al animal. Utiliza una serie de tintes fotocrómicos (que funcionan como los de los vidrios, que se oscurecen o se aclaran de forma automática según la cantidad de luz) que se pueden aplicar en cualquier objeto.

La pintura es invisible hasta que se la ilumina con ciertas fuentes de luz, ante lo que los tintes reaccionan y mutan en los tres colores primarios. Así, los investigadores han logrado diseñar unos tonos y patrones diferentes.

Uno de los objetos que han mostrado como ejemplo de su creación ha sido un zapato recubierto con la tinta camaleónica. La han colocado en una caja con un proyector de diferentes luces y han grabado cómo va cambiando la imagen del calzado y los colores del mismo.

"Este tipo especial de tinte podría permitir una gran variedad de opciones de personalización que podrían mejorar la eficiencia de la fabricación y reducir el desperdicio general", explicó Yuhua Jin, uno de los autores del proyecto a MIT News. "Los usuarios pueden personalizar sus pertenencias y su apariencia a diario, sin la necesidad de comprar el mismo objeto varias veces en diferentes colores y estilos".