Este martes, los niños ingresados en un hospital infantil de Des Moines, en Iowa (Estados Unidos), se llevaron una grata sorpresa: pudieron conocer a algunos de los superhéroes más famosos del cine y los cómics.

La idea surgió, hace unos meses, del servicio de limpieza de ventanas Larry. Varios voluntarios decidieron ponerse trajes de superhéroes mientras realizaban su trabajo en el hospital y hacerse amigos de los niños, sus familiares y el personal, mientras se desplazaban por los muros.

"Es mucho más que lavar ventanas", dijo la portavoz del hospital infantil Blank, Amy Varcoe, a WOI-TV, cadena afiliada de ABC News. "Hay niños para los que el Blank es su hogar durante meses".

La visita de los superhéroes ya se ha convertido en una tradición para los trabajadores, que este martes se hicieron pasar por Batman, Capitán América y Flash.

Uno de ellos, Jessie Howard, explicó que realizan esta labor para que los niños puedan "tomar un poco de normalidad en el hospital. Solo queremos darles esa sensación de estar fuera y que sonrían". Los padres aseguran que se sienten muy agradecidos por ello.