En medio del debate más crucial sobre el futuro del Reino Unido a cuenta de un Brexit sin acuerdo, una imagen ha dado la vuelta al mundo.

Se trata del portavoz del Partido Conservador en la Cámara de los Comunes, Jacob Rees-Mogg, que decidió extenderse en toda su longitud -casi 1.90 metros- y echarse una siesta en los escaños verdes del Parlamento británico.

Una imagen que ha encendido los ánimos y la polémica entre sus colegas políticos de la Cámara de los Comunes.

Por ejemplo, la diputada laborista Anna Turley dijo de este gesto que es "la encarnación física de la arrogancia, la falta de respeto y el desprecio hacia nuestro Parlamento".

Y, como era de esperar, la imagen se ha viralizado en las redes, donde está propiciando decenas de memes.

s

s

s

s

f

s