El perro Pocho
El perro policía Pocho, terror de la mafia italiana. poliziadistato.it

Una de las organizaciones criminales mafiosas más antigua de Italia, la Camorra, ofrece una recompensa de 5.000 euros para quien les lleve la cabeza de Pocho, el perro que trabaja en la brigada antidroga de Nápoles.

Este animal ha descubierto más de dos toneladas de sustancias ilegales durante su carrera en la Policía de Nápoles, lo que se supone la pérdida de millones de euros para los clanes mafiosos, informa Corriere del Mezzogiorno.

Pocho realizó su último golpe hace unas semanas, como parte de una operación en Nocera Inferiore (Salerno), donde este policía de cuatro patas descubrió 30 kilos de cocaína pura.

Se ha convertido en la pesadilla de los narcotraficantes y es que, gracias a su pequeño tamaño, es capaz de llegar a los lugares más estrechos, donde sus compañeros humanos no pueden. Es por esto que se ha convertido en la estrella del departamento, que celebra sus hazañas en redes sociales.


"El perfecto entendimiento entre el perro y su cuidador ha permitido dirigir una investigación que con la ayuda de Pocho, la policía encontró 40 gramos de materia herbácea, así como 4 plantas de marihuana", escriben en la publicación.

Antes de ser policía, Pocho vivía con un médico que lo llamó así por el apodo del exfutbolista Ezequiel Lavezzi, ídolo de los hinchas del Nápoles. Sin embargo, la alergia que desarrolló el hijo del dueño obligó a la familia a desprenderse del animal. Así fue como llegó a la Policía.

Su nuevo dueño, cuidador y adiestrador, asegura que los éxitos de Pocho para él solo son "un juego" ya que una vez descubre la sustancia, se le da una galleta.