Listerine
Listerine ha lanzado en Estados Unidos una edición especial de sus botellas para apoyar al colectivo LGTBI. JOHNSON & JOHNSON

La marca de cuidado dental Listerine ha sido criticada por customizar sus botellas con la bandera del arco iris como apoyo a los colectivos LGTBI.

Las botellas, que se venden en Estados Unidos, forman parte de la gama "Care With Pride" creada por la empresa matriz de Listerine, Johnson & Johnson, que incluye también a los champus OGX.

El diseño de la botella de Listerine lleva las palabras que Gilbert Baker, activista gay y creador de Rainbow Flag, asignó a sus colores en 1978. Sexo, vida, curación, luz del sol, naturaleza, magia, paz, armonía y espíritu.

La indignación surge por el oportunismo de usar al colectivo para vender productos. El enjuague bucal Orgullo Gay va en la línea de unos sándwiches que la marca británica Marks & Spencer lanzó con los colores LGBTQ.

En redes sociales no terminan de entender cuál es el vínculo entre un enjuague bucal y la sexualidad... así que ha comenzado el cachondeo de los usuarios, algunos de la propia comunidad LGTBI.

"Por fin puedo lavar mi cabello gay y enjuagar mi boca gay mientras me siento realmente visible", escribe con ironía un periodista.

"Nosotros, como personas homosexuales, podemos elegir cómo refrescar el aliento", apunta otro

Más guasa: "Solo el homosexual que haya probado las siete variedades de listerines será nuestro próximo líder supremo"

Y como no iba a ser de otra manera, hay usuarios que han empezado a hacer chistes que relacionan el enjuague bucal y el sexo oral.

"¿Qué es más gay ser un soplapollas o el listerine pride breath?", pone una persona.

"Estoy cansada de que las compañías coloquen un arco iris sobre su mierda para vendernos algo. Me lavaré el cabello con el champú gay ogx, me comeré mi sándwich gay de m & s y beberé mi vodka gay con mi camiseta de primark gay antes de enjuagarme con el listerina gay", escribe una chica.