Millán Salcedo, en su papel de mujer maltratada.
Millán, de Martes y Trece, en el gag de mujer maltratada. Archivo

Han pasado muchos años, décadas, y por fortuna no siempre el pasado fue mejor. Días como este jueves sirven para dar un paso más y un grito muy alto en defensa de los derechos de la mujer en busca de una igualdad real. Millones de mujeres han secundado en todo el mundo los paros del 8-M.

Pero aquellos gritos apenas eran susurros en décadas pasadas, cuando los estereotipos machistas se enquistaban profundamente en la sociedad y encontraban un fiel eco en el espectáculo y una carcajada o silencio al otro lado. Y llegaban las canciones machistas, los sketchs denigrantes o las pegadizas letras infantiles que mandaban a las niñas a planchar.

Comencemos, con uno de los grandes símbolos de la España cañí, el Fary, ídolo torrentiano y como tal, un artista de creencias profundas y clásicas. No tenía rubor en reconocerlo: "Odio al hombre blandengue".

Segundo capítulo, y otra vez nos quedamos en la música, con ese 'temazo' de Loquillo titulado: 'La Mataré'. Sobran comentarios. Eso sí, según la revista Rolling Stone, ocupa el puesto 146 entre las mejores canciones del pop-rock español.

Una pregunta: ¿alguien con más de...35 años no conoce el estado de las empanadillas de Encarna? Casi imposible no recordar el sketch de Martes y Trece, aquellos que marcaron el camino a una toda una generación de humoristas españoles, y que también tuvieron el dudoso honor de protagonizar en su época un gag del todo inconcebible hoy en día. Sí, aquel de 'mi marido me pega'.

Y por último, los tiernos payasos de la tele: Gaby, Fofito, Miliki...todos ellos tenían claro cuál era el papel o el destino de las niñas. Cuando tuvieran tiempo, jugar, pero no solían: tocaba planchar, coser...así, así. Pues así, no.

No obstante, no hace falta viajar en la máquina del tiempo y retroceder tanto para comprobar la temperatura del termómetro machista. Basta un sencillo ejercicio: escuche reggaeton. Queda mucho por hacer.