Relleno de labios
Una mujer muestra los labios amoratados tras un aumento de labios mal hecho. ARCHIVO

Los rellenos de labios son unos de los tratamientos estrella en medicina estética, pero cuando no se hacen en sitios profesionales, ocurren cosas como estas. Una estadounidense residente en Orlando (Florida) decidió hacerse un relleno de labios después de ver en redes sociales a tantas famosas que los llevan. Hace tres años se hizo las primeras infiltraciones, que se conviertieron en una rutina dentro de su vida.

Sin embargo, en su último retoque, sus labios comenzaron a experimentar algo inusual. Momentos después de la inyección, el labio inferior se le puso blanco y con el paso de los días se volvió negro. También empezó a salirse pus y la piel de los labios comenzó a desprenderse.

"Mis labios siguieron empeorando así que me fui a urgencias y allí me recetaron antibióticos por una infección bacteriana", explica Ashley Schlick, de 34 años.

Por suerte, días después el relleno se le disolvió, pero ha querido compartir su historia para alertar sobre el peligro de estipo de retoques. "Experimenté mucho dolor, pero tengo suerte", comenta Schlick quien tardó casi un año en recuperar el color natural de sus labios.  "Me sometí a una cirugía correctiva del relleno de labios para que mis labios vuelvan a ser como los quiero", concluye.