Gemma Nutall, una joven británica de 29 años, supo que tenía un cáncer agresivo de ovario en su primera exploración prenatal. Los médicos la informaron de que el tratamiento para su cura era totalmente incompatible con el embarazo. Así que, Gemma lo rechazó, aun subiendo que esto podría costarle su propia vida.

Llegado el parto, su hija Penélope nació sana pero a la joven inglesa le dieron tan solo seis meses de vida. No obstante, no se rindió y encontró una clínica alemana que podía salvarle la vida gracias a un tratamiento de inmunoterapia. El coste de este tratamiento era de 340.000 euros por lo que lanzó junto a su madre una campaña de recaudación de fondos, según publica el diario 'Daily Mail'.

Fue entonces cuando se hizo el milagro, la actriz de Hollywood Kate Winslet se enteró de la historia y decidió ayudarla subastando tres noches de citas de 'Jack y Rose', llamadas así por los papeles que interpretaron ella y Leonardo DiCaprio en la aclamada película Titanic.

Todo lo recaudado por la actriz británica, junto con otras donaciones públicas y el dinero obtenido de la venta de la casa de la madre de Gemma, fueron usados para costear completamente este tratamiento.

Ahora, cinco meses después de comenzar con la inmunoterapia, los médicos han comunicado a la joven que finalmente se encuentra curada de esta terrible enfermedad.