Tráfico en Tokio.
Una carretera de Tokio (Japón). PXHere

Suele decirse que Japón es otro mundo, con sus extrañas costumbres y relaciones sociales, tan diferentes a las occidentales. Esa forma tan peculiar de vivir da pie a situaciones que aquí resultan inverosímiles.

Una de las últimas curiosidades del modo de vivir nipón tiene que ver con el creciente negocio del alquiler de coches por horas. Al parecer, dos importantes compañías dedicadas a este negocio, Orix y Times24, han detectado que numerosos clientes alquilan vehículos pero no los utilizan para desplazarse. En muchos casos, tras varias horas de supuesto uso, el kilometraje permanece exactamente igual.

Para tratar de resolver el enigma, ambas empresas optaron por preguntar directamente a sus clientes para qué usan los vehículos alquilados, y les quedó claro que existen muchas opciones más allá de la conducción.

Algunos usan el coche como oficina para trabajar durante unas horas, otros para comer tranquilamente o para echarse a dormir un rato o simplemente para utilizarlo como taquilla en la que guardar las compras o ciertas pertenencias.

También hay actividades más inesperadas como cargar el portátil o el móvil (o mantener una conversación telefónica privada), ver la televisión, practicar rap o disfrazarse para alguna fiesta.

Aunque extraña, esta situación favorece tanto a los clientes, que tienen que pagar muy poco para conseguir lo que desean (los precios de alquiler por horas son muy bajos) como a las agencias, ya que los vehículos sufren menos riesgos y desgaste.