Existen lugares donde no está permitida la entrada de niños pero la autora de esta idea pretende crear un espacio donde no haya presencia de hombres ni de sustancias alcohólicas para "centrarse en la salud y el bienestar" de la mujer, según recoge Cosmopolitan.

Kristina Roth contó a New York Post que todo surgió tras unas vacaciones en California donde descubrió que "cuando había un chico guapo las mujeres se pintaban los labios". Aunque inicialmente no estaba interesada en la isla de Finlandia que le habían propuesto, cuando fue a visitarla se enamoró del lugar y se puso manos a la obra.

Para acceder a este servicio es necesario registrarse como "miembro exclusivo" y, además, disponer de más de 3.500 dólares (unos 2.800 euros) a la semana para disfrutar de este espacio libre de hombres. Pero antes tienes que "someterte a un proceso de solicitud y hacer una entrevista con la fundadora que se puede hacer con Skype", informa Cosmopolitan.

"Concéntrate en ti misma"

Añade que el complejo es un lugar libre de sustancias para "centrarse en la salud y el bienestar, ya que muchas personas utilizan estos retiros como una oportunidad para restablecer sus vidas". "La idea es: Concéntrate en ti misma, no intentes subir tus hormonas", dijo Roth sobre su proyecto SuperShe, aunque también insiste en que no odia a los hombres y que está pensado en la posibilidad de incluirlos en un futuro.