La influencer Jessy Taylor había acumulado 113.000 seguidores en la red social hasta que su cuenta se eliminó. Al parecer, la compañía dirigida por Mark Zuckerberg bloqueó a Jessy debido a que varios usuarios estaban reportando sus contenidos.

Tras lo ocurrido, la instagramer compartió un vídeo donde contaba lo que había ocurrido y, devastada, se le caían las lágrimas por las mejillas ente la situación. Había hablado con todas las personas posibles para revertir el cierre de la cuenta pero ya no era posible.

Ver esta publicación en Instagram

My old acct was deleted

Una publicación compartida por Jessy taylor (@duhitsjessy) el5 de Abr de 2019 a las 3:16 PDT


Jessy se sintió destrozada por la pérdida de su cuenta, ya que explicó que se había ido a Los Ángeles para estar más presente en la red social y considera que ella no es "nadie" sin gente que la siga, según informa Unilad.

No está claro por qué la gente estaba reportando su cuenta y ella tampoco lo entiende. Contó que está "tratando de ser mejor persona" y les dijo a las personas que se quejaron de sus contenidos que deberían "pensar dos veces" por qué están arruinando su vida.

Jessy continuó relatando que era consciente de que la gente intentaba abatirla y quería verla con un trabajo de ocho horas, pero aseguró que ese estilo de vida no era para ella.

Ver esta publicación en Instagram

Make me a priority

Una publicación compartida por Jessy taylor (@duhitsjessy) el5 de Abr de 2019 a las 4:47 PDT

"He trabajado tan duro para llegar a donde estoy... Que me lo arrebaten todo es el peor sentimiento del mundo. Literalmente apesta que la gente quiera ir tras de ti sin ninguna razón."

También explicó que solía trabajar como prostituta hasta que empezó a ganar dinero con las redes sociales y animó a la gente a ponerse en su piel, en lugar de obstaculizar sus intentos de tener éxito.

Ahora la influencer ha abierto una cuenta nueva de Instagram que ya cuenta con más de 2.200 seguidores.