''Las identidades todavía son una patología para la medicina actual''

El mundo en el que vivimos necesita TRANSformarse. Es vital para el buen funcionamiento del planeta que las cosas cambien, nos liberemos de prejuicios y miremos más allá de los estereotipos inculcados por la sociedad. En la Fundación Daniela lo tienen claro y luchan por ello. Esta vez trabajan de forma conjunta con el Charity Pot de Lush para poner su granito de arena en el camino para TRANSformar el mundo. Hablamos con Isidro García Nieto trabajador social y sexólogo de Fundación Daniela.

GONZOO: El 17 de mayo celebramos el día contra la LGTBIfobia, un día para recordar que el estigma y la discriminación social es aún una realidad cotidiana para personas trans, lesbianas, gais, bisexuales e intersexuales. ¿En qué se basa vuestra campaña de cara a esta fecha?

ISIDRO GARCÍA: El 17 de Mayo celebramos el día contra la LGTBIfobia, un día en el que recordar que desgraciadamente el estigma y la discriminación social es todavía hoy una realidad cotidiana para personas trans, lesbianas, gais, bisexuales e intersexuales.

Hace 26 años, el 17 de Mayo de 1990 la Organización Mundial de la Salud (OMS) dejaba de considerar la homosexualidad como una patología dentro de los manuales de enfermedades mentales. Desde ese momento cada 17 de Mayo celebramos el día contra la discriminación por LGTBIfobia recordando que las orientaciones sexuales no son una patología nunca más.

Pero LushFundación Daniela queremos recordar que, sin embargo, a día de hoy, las identidades trans siguen apareciendo en los manuales diagnósticos psiquiátricos de alcance internacional como el DSM-V y la CIE-10 como un problema de salud mental. Esto significa que todavía es necesario un diagnóstico psiquiátrico de 'disforia de género' para muchas personas trans que necesitan acceder a derechos fundamentales como: el poder acceder a la modificación del nombre y el género en su documentación o el acceso a tratamiento médicos o quirúrgicos especializados que algunas personas trans requieren.

Además, no podemos olvidar que estos procesos, todavía hoy, no son accesibles de forma generalizada para las personas trans que tienen menos de 18 años, dejando desprotegidxs a muchxs menores y adolescentes trans. Al igual que tampoco podemos olvidar que la realidad intersexual sigue siendo una patología para la medicina en la actualidad.

G: En un mundo como en el que vivimos.¿Cómo lograr erradicar el estigma y la discriminación que sufren estxs niñxs y adultxs si todavía son considerados enfermos mentales?

I.G: Además de dejar de considerar las identidades trans como un problema de salud mental es necesario la promulgación de leyes que acaben con las barreras y desigualdades que todavía experimentan diariamente las personas trans.

Un gran ejemplo es la LEY 2/2016, de 29 de marzo, de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y no Discriminación de la Comunidad de Madrid. Una ley en la que Fundación Daniela participó de forma activa en su elaboración y que se basa en el principio de autoafirmación de la identidad de género y de su despatologización.

Esta ley, que actualmente es la más avanzada en estos temas en el territorio estatal, permite entre otras cosas que las personas trans puedan acceder a documentación acorde con su identidad de género y su nombre en la documentación administrativa autonómica, establece protocolos educativos que respeten a las personas trans en sus centros de estudios, permite el acceso a los tratamientos médicos que algunas personas trans necesitan (incluyendo a los menores) sin necesidad de tener de que ser declarados enfermos mentales y respetando la libre elección de médico y la atención en proximidad. Pero también medidas para la inserción laboral, contra el acoso escolar y otras muchas protecciones contra la transfobia.

El próximo reto es conseguir una modificación de la ley 3/2007 que permita el cambio de nombre y género en el DNI para las personas trans. Una modificación que permita que las personas trans puedan acceder al reconocimiento legal de su nombre y género sin necesidad de tener un diagnóstico psiquiátrico que les considere enfermos mentales y sin obligatoriedad de tener que haber pasado por dos años de tratamientos médicos. Además, es fundamental que esta ley también sea accesible para los menores de edad que actualmente tienen que esperar a tener 18 años para obtener este reconocimiento. Esperar a tener 18 años para existir.

G: Las redes sociales se han convertido en un vehículo transmisor de ideas.¿Con qué hashtag nos podemos unir en esta lucha?

I.G: El hashtag bajo es que lanzamos esta campaña es #LimpiandoPrejuicios. Y bajo él, invitamos a que personas trans de todas las edades y sus aliadxs muestren la importancia de visibilizar sus realidades y manifestar que son una parte más de la diversidad humana, que las personas trans tienen vivencias y experiencias múltiples, que pueden ser mujeres, hombres o identificarse con un género no binario o ser de razas, etnias o culturas distintas. Pero, sobre todo, que ser trans no es un problema ni una enfermedad y, por tanto, es vital seguir #limpiandoprejuicios y reclamando el #derechoaser sin excepciones.

G:¿La fundación Daniela nace por una demanda de la sociedad que pide a gritos un cambio o nacisteis para dar voz a aquellos que hasta ahora no la tenían?

I.G: Fundación Daniela es el producto de la necesidad de visibilidad y apoyo de muchos niños, adolescentes y jóvenes trans. Un grupo que hasta hace muy poco era completamente invisible a la sociedad. Y aquello que es invisible a la sociedad 'no existe'. Por tanto, nace como un espacio por y para los jóvenes trans y sus familias donde poder encontrar apoyo en el proceso de transición si así lo requieren y sobre todo como un espacio de encuentro y autoapoyo.

G: ¿Cómo comenzáis y qué compromiso tenéis con la sociedad?

I.G: Fundación Daniela nace de la iniciativa de África Pastor, presidenta de Fundación Daniela, al descubrir que su hija Daniela era una persona trans. Ella decidió que tenía que hacer algo por su hija y por el resto de jóvenes trans al comprobar el desconocimiento y la cantidad de prejuicios y arquetipos negativos que la sociedad maneja sobre esta realidad.

Somos una entidad sin ánimo de lucro de ámbito estatal, cuyo objetivo principal es sensibilizar a la sociedad con el fin de erradicar la discriminación y el estigma que sufren niñxs, adolescentes y jóvenes trans y sus familias.

Para ello creemos que la sociedad tiene que liberarse de las visiones reduccionistas y llenas de prejuicios que manejan sobre la sexualidad y el género, para llegar una visión menos encorsetada, menos dicotómica y más abierta.

Con ese fin Fundación Daniela ofrece diversos servicios gratuitos como: atención social y psicológica, grupos de auto apoyo para jóvenes trans y sus familias, formación en colegios sobre diversidad sexual y de género, derivación a profesionales socio-sanitarios de la red pública altamente especializados, y un campamento de verano para niñxs y adolescentes trans.

Además en nuestra entidad puedes ser atendido por jóvenes terapeutas trans, encontrar actividades de socialización y formar parte activa de la reivindicación de los derechos de las personas trans.

G: ¿Pensáis que el problema de la discriminación debe abordarse en los colegios?

I.G: Según el último estudio de COGAM sobre este tema el 60% de adolescentes ha presenciado agresiones basadas en la LGTBIfobia en su instituto, mientras que el 15% del alumnado LGTB sufre ciberacoso. Por tanto la respuesta es un rotundo sí.

Tenemos que introducir la educación sexual y específicamente la relacionada con la diversidad sexual y de género en las aulas, ya que esta educación en diversidad es la piedra angular que nos permitirá terminar con la discriminación que actualmente sufre la mayoría de los alumnos LGTBI en sus centros de estudio.

Lo natural en nuestra sociedad es la diversidad y por tanto debemos repetir ese mensaje hasta la saciedad en la educación de nuestrxs jóvenes.

G: A parte de las aulas.¿Es también necesario concienciar a las familias de una realidad que ha existido siempre pero ha estado reprimida hasta ahora?

I.G: Hay que hacer llegar este mensaje a todo el mundo. Si nos hubieran educado sabiendo que la mayoría de las mujeres tienen vulva, pero que también hay mujeres con pene y viceversa, no nos sorprendería como lo hace que alguien manifieste abiertamente que el género que le asignaron al nacer no corresponde con su identidad de género.

Cuantas más personas tengan una información amplia sobre las identidades trans, menos actitudes transfóbicas nos encontraremos. Además si las familias incluyeran esta información dentro de la educación que le dan a sus hijos e hijas, resultaría mucho más sencillo que éstos pudieran identificar que son personas trans el caso de ser así, con el ahorro de sufrimiento que conllevaría.

G: La Ley de la Comunidad de Madrid insta a proveer a todas las personas transexuales que lo soliciten las acreditaciones acordes a su identidad de género manifestada que sean necesarias para el acceso a sus servicios administrativo pero ¿Hace falta algo más que un DNI para que la sociedad cambie su forma de pensar?

I.G: La sociedad necesita información objetiva y libre de estereotipos sobre las identidades trans. Por esto lanzamos la campaña #LimpiandoPrejuicios. Porque creemos que es importante que la sociedad se libere de los prejuicios con los que miran a las personas trans. Sólo si la sociedad cambia su mirada, cambiará la realidad de las personas trans.

G: Dinos en dos frases. ¿Cómo podría ser para la Fundación Daniela un mundo perfecto?

I.G: Sería imposible responder a esta pregunta en dos frases pero lo que sí haría mucho más fácil la vida de los niñxs, adolescentes y jóvenes trans de nuestro país, es que la transfobia dejara de ser una realidad experimentada diariamente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento