Hung S
Hung S., el canadiense que jugaba a la Lotería con sus compañeros y huyó con el premio. YOUTUBE

No solo ocurre en España: compañeros de trabajo que se unen para jugar a lotería, compartir gastos y repartir los posibles premios. Ocurre por ejemplo en Canadá. Y es en este país donde cuatro amigos se han quedado compuestos y sin premio porque un quinto colega de trabajo ha huido con el dinero.

Se trata de S. Hung, un inmigrante tailandés que trabajaba en una fábrica de Philips en la región de Columbia Británica, al este del país, informa El Confidencial. Con el dinero sobrante de una comida navideña, Hung y otros cuatro amigos jugaron a la lotería y el tailandés se encargó de conservar el boleto.

Días después, los cuatro compañeros vieron a Hung en las redes sociales posando con un cheque de un millón de dólares canadienses (650.000 euros). Y no volvió a la fábrica. De hecho, regresó a Tailandia.

Ahora, los compañeros de trabajo han llevado el caso a los tribunales. En Canadá se ha quedado un hijo de Hung, pero asegura que el billete premiado es de una hermana de su padre, solo que él lo cobró. Esto, no obstante, no está permitido en el reglamento de la lotería de Columbia Británica, ya que debe ser el ganador quien recoja el premio. Sea como sea, Hung está en Tailandia y sin trazas de volver a Canadá.

El problema es que no hay nada por escrito acerca del acuerdo entre los compañeros de trabajo, por lo que Evan Kelly, portavoz de loterías de Columbia Británica, cree que es bastante difícil que puedan recuperar el dinero, máxime cuando el compañero traidor está ya en otro país.