Una rata de bambú
El supuesto perrito que acabó siendo una rata de bambú. Btime.com

Buscando algo de compañía, un solitario oficinista chino decidió hace poco comprar un pequeño perrito al que dar cariño. Sin embargo, esta decisión dio pie a un final inesperado.

El hombre compró el cachorro a un comerciante, según cuentan medios chinos. Al principio, la pequeña mascota no le pudo parecer más adorable: era diminuta, gordita y negra. Pero, a medida que crecía, el dueño empezó a ver rasgos que poco tenían que ver con la fisonomía de un perro.

De este modo, decidió sacarle fotos a la criatura y publicarlas en la red para que los internautas le ayudaran a averiguar qué tipo de animal es su mascota.

Las primeras averiguaciones le han llevado a creer que el supuesto perro es en realidad una rata de bambú, un roedor que vive en el sur de China, se alimenta del mismo manjar que adoran los osos panda y está considerada una exquisitez culinaria en la provincia de Guangdong.

Sin embargo, el animal es en realidad una cobaya skinny negra, un animal procedente de América del Sur que, efectivamente, se consume como alimento en muchas regiones del mismo modo que aquí comemos pollo.

Al no tener ni idea de cómo hay que cuidar a un roedor de este tipo, el hombre decidió finalmente regalar a su mascota a otra persona que pudiera atenderla (o quizás cocinarla) mejor.