Música. Partitura.
Música. Partitura. EUROPA PRESS/MUSEO PICASSO

Hay tres países en el mundo en los que el himno nacional no tiene letra y España se encuentra entre ellos. Muchos han aspirado a encontrar unas palabras que acompañen a la canción, pero nadie lo ha conseguido.

La Marcha Real o Granadera es el nombre del himno oficial de España. Su autor es desconocido pero se cree que fue compuesto por Manuel Espinosa de los Monteros en el siglo XVIII. Esta canción nació como marcha militar y se convirtió en marcha de honor de Carlos III.

Con el paso del tiempo, comenzó a surgir la necesidad de encontrar una letra. Ya en 1843 el escritor Ventura de la Vega realizó su propuesta, sin embargo, no llegó a buen puerto. También Juan Prim, en 1870, consideró que era necesario intentarlo y creó un concurso. Continuando con la tendencia, se falló en el intento.

Bartolomé Pérez Casa, Músico Mayor del Real Cuerpo de Guardias Alabarderos, hizo en 1908 una readaptación del himno y así ha permanecido hasta nuestro siglo. Al año siguiente, el poeta barcelonés Eduardo Marquina recibió el encargo de añadirle una letra, también sin éxito.

La Segunda República (entre 1931 y 1939) trajo consigo el Himno de Riego, que sí tiene letra y se convirtió en la canción nacional. Sin embargo, la Marcha Real no tardó en regresar tras la Guerra Civil y la victoria de Franco.

Actualmente, el himno nacional está regulado jurídicamente por el Real Decreto de 1997. En él, se define cuándo se puede tocar y se describen los compases musicales.

La última propuesta oficial, tuvo lugar en 2007 de la mano de la Sociedad General de Autores de España (SGAE) y el Comité Olímpico Español (COE). Estas organizaciones, crearon un concurso que buscaba encontrar la letra ideal para nuestro himno. Se eligió como ganador a Paulino Cubero, pero un aluvión de críticas provocó que la iniciativa quedara en un proyecto errado.

En todos estos años no han faltado los intentos por encontrar una letra, hasta ahora siempre fallidos debido a la falta de consenso y aceptación. El sábado, Marta Sánchez presentó su propia versión en la Zarzuela, arropada por los aplausos del público. Por el momento, la actuación ha recibido el eco de las redes sociales y las felicitaciones varios políticos.