Redes Sociales
Imagen de varias redes sociales en un teléfono móvil. EUROPA PRESS

Primero fue el ghosting, la moda de romper con tu pareja por WhatsApp; luego vino el benching, la tendencia de quedarse en el banquillo y convertirse en el plan B de alguien y ahora llega el gatsbying, utilizar las redes sociales como ritual de cortejo.

El gatsbying consiste en publicar imágenes o posts en redes sociales intentando llamar la atención de esa persona a la que adoras, o bien estando en un sitio que le gusta o haciendo alguna actividad a la que sabes que es aficionada, todo con la esperanza de que reaccione de alguna forma.

Así, como quien no quiere la cosa y con el mayor disimulo del mundo, si esa persona a la que van dirigidas las indirectas, reaccionará si está interesada en ti. Si no hay respuesta por su parte "como no iba para él o ella" tu autoestima no se ve afectada.

El nombre de esta técnica viene de la novela de F. Scott Fitzgerald El Gran Gatsby, que fue llevada al cine en 2013 de la mano de Baz Luhrman y que protagonizó Leonardo DiCaprio.

Si has visto esta adaptación cinematográfica, recordarás las enormes fiestas que Jay celebra en su mansión para sorprender a Daisy. Pues ahora se cambian las grandes celebraciones por los repensados selfies en busca de likes que te hagan pensar que hay personas interesadas en ti. Algo un poco más cutre ¿no?

Sin embargo, que alguien le de un 'Me gusta' a una publicación no quiere decir que esté interesada en ti, al igual que si no reacciona no significa que no le importes. Las redes no son un sistema fiable en este sentido, aunque hacer un poco de gatsbying no viene mal si la química es evidente y puede servir de empujón para entablar una conversación... Una forma de cortejar más que añadir a la lista.