Cartas del tarot
Cartas del tarot. EFE

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) tiene que decidir si abre expediente a la jueza de Vigilancia Penitenciaria de Lugo, María Jesús García Pérez, por compaginar su labor de administrdora de justicia con la de pitonisa.

Esta actividad, de la que alertó el presidente Audiencia Provincial de Lugo, José Antonio Varela Agrelo, salió a la luz tras las informaciones publicadas por el diario El Progreso. Un periodista de ese medio comprobó en primera persona que la jueza se dedica a leer las cartas del tarot por 15 o 20 euros cada sesión.

Varela Agrelo ha explicado que él mismo trasladó "hace días" a la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Galicia que supuestamente la citada jueza, que decide sobre la situación penitenciaria de un millar de presos en tres cárceles, trabaja como pitonisa en un piso de la Avenida de Ramón Ferreiro (Lugo), que comparte con su "empleado del hogar".

"Tengo conocimiento de esos hechos, me parece que es una conducta peculiar y no la puedo calificar". Se la envío al órgano de gobierno para que efectúe esa calificación", ha agregado. El asunto ahora compete al Consejo General del Poder Judicial, remitido por el Tribunal Superior de Justicia de Galicia.

Será el promotor de acción disciplinaria del CGPJ quien decida si se abrirán investigaciones sobre esa supuesta actividad paralela, de las que dependerá que la jueza sea apartada o no de sus funciones y que se abra un expediente disciplinario.

No es la primera vez que María Jesús García Pérez protagoniza una polémica. Ya lo hizo cuando recibió las quejas de varios abogados por acudir a las vistas con su gato.