Jackson junto a su hermana Addy horas antes de fallecer.
Jackson junto a su hermana Addy horas antes de fallecer. MAT SCOOTER. FACEBOOK

Ella es Adalynn, Addy como la llamaban de forma cariñosa. Desde hace dos años padecía un extraño tumor cerebral y su padre, Matt Scooter, compartía su lucha a través de Facebook. Antes de fallecer la pequeña, Scooter subió a la red social una foto que se ha convertido en el reflejo de su pelea frente a la enfermedad.

Su hermano Jackson aparece en la fotografía cuidando de ella, dándole la mano. "Un niño tan pequeño no debería tener que despedirse de su compañera de travesuras, de su pareja de juego, de su mejor amiga, de su hermanita pequeña", explicaba el padre junto a la tierna imagen. 

Las palabras eran una despedida. La pequeña había empeorado en las últimas horas a pesar de que ese día se había levantado "juguetona, como era ella". "No debería ser así, pero éste es el mundo roto en el que vivimos", lamentaba su padre y rezaba por su hijo Jackson: "No quiere irse de su lado y no lo haremos".

La familia había creado un grupo en Facebook para dar apoyo a la niña, Hope for Addy Joy. Desde el pasado 3 de junio, cuando Addy perdió la batalla, los comentarios del perfil se han convertido en un homenaje a la pequeña y a su familia.

Tras el fallecimiento de su hija, Scooter escribió un duro mensaje confirmando la terrible noticia en Facebook: "A la 1:04 AM nuestra dulce niña recibió la curación milagrosa por la que todos hemos estado rezando durante tanto tiempo, y encontró los brazos de Jesús. Pasó de esta vida a la siguiente tal como había vivido: obstinada pero también pacíficamente y rodeada de familia".

Addy padecía GPID, un glioma pontino intrínseco difuso. Se trata de un cáncer en el tronco cerebral, una parte crucial para nuestro funcionamiento normal.