Nessita Arauz en la redacción de '20minutos'
La atleta profesional, Nessita Arauz, posando para un reportaje. Natalia Rojo

Hace unos años no sabía lo que era un gimnasio y hoy es un referente del fitness en España. La historia de la gaditana Nessita Arauz es todo un ejemplo de que nunca es tarde para empezar a cuidarse y quererse a uno mismo.

Pasados los 30 y cumplido su sueño de formar una familia y criar a sus dos hijas, llegó el día en el que Nessita se dio cuenta de que por el camino había olvidado algo muy importante: a ella misma. Decidió entonces romper con la monotonía en la que se estaba convirtiendo su vida y dedicarse más tiempo. Necesitaba reescribir su día a día y todo comenzó con un giro radical: del sofá al gimnasio. Un salto que la cambió y sedujo hasta el punto de encontrar plenitud y felicidad a través del deporte, la alimentación sana, el autocontrol y el crecimiento personal, como explica en su libro 'Fitness emocional'. ¿En qué consiste esta forma de vida? Ella misma nos lo cuenta.

Lo primero de todo... ¿Recuerda el día que le dio por cambiar potitos y pañales por deporte y vida sana?
Tenía mi casa, mi trabajo, me hice madre de dos niñas preciosas y empecé a sentir que la monotonía me absorbía. Una amiga me aconsejó apuntarme a spinning, aunque a mí nunca me gustó el deporte, pero me apunté, y lo último que me imaginaba era que esa decisión me cambiaría la vida por completo. Hay un momento en el que descubro que me reencontré en el espejo de un gimnasio, porque me había dado cuenta de que era una persona totalmente abandonada. Se produce algo que me lleva a entender que todo lo que yo sabía de gestión emocional y todo eso que llevaba aplicando en otras personas, era hora de aplicármelo a mí.

¿Qué sintió al entender aquella situación?
Mucha rabia. Lo que hice fue darle más fuerte a las mancuernas. Fue la primera vez que sentí que me crecía ante el dolor y eso me gustó.

¿Qué tiene que ver esto con el fitness emocional?
Es la unión de toda mi labor profesional a lo que acabó siendo mi hobbie. Encontré una sinergia perfecta.

¿Qué es el fitness emocional?
Es un concepto que nace de mezclar dos conceptos muy importantes: el deporte unido a hábitos alimentarios saludables y el crecimiento personal que nos ayuda a potenciar valores internos como la autoestima, el autocontrol, la motivación, superación personal... es un método donde te vas educando a ti misma en una serie de nuevos pensamientos que te van a llevar ante una determinada situación o estímulo que es la que te provoca el miedo. Aprendes a autocontrolarte.

¿Qué tiene su libro de diferente con respecto a otros de fitness?
Creo que este libro aporta sobre todo de diferente que se centra en la parte emocional. Entiende la práctica del ejercicio como una filosofía de vida que te lleva al cambio físico desde dentro hacia afuera, como resultado de un cambio de pensamientos, sentimientos y hábitos.

Entonces, está claro que el deporte le ha cambiado la vida...
Era horrorosa haciendo deporte. La gente no se cree que pueda ser medalla de bronce siendo tan mala. Y lo cierto es que no tengo una genética prodigiosa, solo tengo una cosa que me motiva día a día que es mejorar mi propia versión e ir superándome un poquito más. El deporte me ha cambiado la vida, sí, pero todo lo que conlleva a cambiar mis hábitos en relación a esta filosofía es lo que ha hecho la mejora. Por un lado el deporte te da un chute de energía, y por otro está el componente de salir de tu rutina y darte un espacio para ti. Cuando decides seguir con esta filosofía de vida tienes que romper esas barreras mentales y aprender a lidiar con todas esas culpas y remordimientos. Antes en mi escala de valores yo era la última, ahora he aprendido que para que mis hijas sean felices tienen que tener una madre feliz, fíjate si ha cambiado mi escala de valores... igual soy peor madre porque el tiempo que le doy ahora a mis hijas es menor, pero a lo mejor es de mucha más calidad que antes.

Ahora mismo no está compitiendo...
He estado haciéndolo tres años pero ahora le estoy dedicando tanto a este proyecto que, no es que no pudiera competir, pero realmente no disfrutaría del sufrimiento que se requiere. Ahí se necesita muchísima disciplina, dedicación, sacrificio... Es mi entrenamiento diario pero a unos niveles brutales. Hoy por hoy soy bronce nacional, pero mi siguiente objetivo es luchar por la copa de España y comenzar en internacionales. Actualmente lo que quiero es darle prioridad a este nuevo libro, llevar mi vida sana y seguir siendo la viva imagen de lo que vendo.

¿Volverá a prepararse para competir?
Por supuestísimo, de hecho no voy a parar hasta que no sea campeona de España, pero tiene que ser en un momento en el que mi vida sea más rutinaria, porque es muy duro el mundo de la competición: pasas hambre, llegas a rozar la insalubre, y no te puedes mantener más de un mes y medio. Volveré, pero cuando lo haga voy a ir a por todas.

¿Se puede vivir del fitness?
No. Se puede vivir de lo de alrededor. Si te gusta ese mundillo y eres la súper campeona del mundo te saldrán oportunidades para ser imagen de algún perfume, o para entrenar a personas, pero a nivel de competición no.

¿Qué diferencia hay entre bikini fitness y culturismo?
El bikini fitness es una subcategoría del culturismo, está dentro de él, con la diferencia de que el fitness no busca chicas fuertes, sino cuerpos bikini, que esté trabajado, sin retención, sin celulitis... El culturismo es como una especie de escultor; el preparador esculpe tu cuerpo en función a unos prototipos que están dentro de unas categorías. La de bikini no llega hasta ese punto, es más light.

¿Qué le diría a alguien para convencerle de hacer deporte?
Eso tiene que ver con cuáles son los verdaderos valores que te mueven a cambiar tu vida. Cuando quieres cambiar tus hábitos tienes que salir de la zona de confort y eso es algo que nos cuesta. Si realmente lo que te mueve a renovar tu vida es algo puramente estético ya te digo yo que vas a fracasar, porque no es tan importante. Una transformación objetiva requiere tiempo.

Y a usted... ¿qué es lo que le mueve a hacerlo?
Acostarme por la noche con la satisfacción personal de que he ido cumpliendo todos mis objetivos, que he sido capaz de comer lo que he querido, de cumplir mi horario, de dedicar un rato para mí, y que me he sentido mucho más energética cuando he salido del gimnasio.

¿Qué opina sobre la poca importancia que se le da a las deportistas femeninas en este país?
Todo es dinero. Hay deportes que generan dinero y otros no. El tema de la mujer siempre va a ir más atrasado en todo porque vivimos en una sociedad machista. Da igual en qué deporte o en qué sector, la mujer sigue yendo por detrás. A lo mejor tenemos en España maravillosas tenistas en potencia, pero no lo sabemos ni lo sabremos nunca porque no se le está dando el valor a chicas que sí están dando su vida por el deporte, porque cualquier deporte a nivel de competición es una dedicación y hay que renunciar a muchas cosas.

¿A que ha renunciado usted en su vida para llegar donde ha llegado?
A llevar una relación de familia típica. Ahora tengo una estructura familiar diferente, y esto se debe a mi evolución como persona. Sea lo que sea, nada que te lleve a ser auténtica y a llevar tu vida vivida desde la autenticidad te puede llevar a algo negativo. Si tienes que cambiar cosas es porque había algo mal en tu vida, aunque ni siquiera lo supieses.