Tarde o temprano una mujer realiza una felación a un hombre. Con o sin taparnos la nariz, desvirgamos nuestra boca para agradar y hacer un poco más feliz a la persona con la que comparte un encuentro sexual. El debate es: ¿disfrutamos de ello? 

Habrá algunas que sí y otras que no, pero una vez abierta la veda, todo el pudor que teníamos a la hora de bajar al pilón se desploma. A las mujeres nos cuesta una vida la primera felación, pero una vez llevado el gato al agua, el resto de veces no ponemos impedimento para volver a hacerlo. 

Felaciones higiénicas

La conversación fue a más cuando diferenciábamos a mujeres que tenían pareja y mujeres que no. Tu novio o compañero de batallas es una persona que conoces, sabes que mantiene una higiene y, la mayoría de veces, que está sano. Pero hoy en día se extiende la moda de ir probando penes sin el mayor conocimiento de la última vez que han pasado por chapa y pintura, es decir, que se han lavado. 

Ya sé que muchos de los chicos que me estén leyendo van a pedir a gritos que cierre el pico cuando diga lo siguiente: chicas solteras que buscáis ligues nocturnos: ¡utilizad siempre un preservativo a la hora de hacer una felación! No sólo por las enfermedades de transmisión sexual, sino porque cuando salimos, bebemos y vamos con mayor frecuencia al baño. Conociendo la higiene que encontramos en la mayor parte de los locales, ¡imaginaos lo que os estáis metiendo en la boca!

Hoy os quería dejar parte de la conversación de chicas que ocurrió en un coche volviendo de la playa y que la verdad nos hizo bastante gracia. Pero, fuera bromas, el sexo debe ser higiénico, tanto si es con tu pareja como si no. No hay necesidad de comernos lo que no queremos. Recuerda: las cosas caducadas nos pueden intoxicar.