Cui Yonglong, un hombre de 81 años que esperaba al tren en una estación de Jinzhou, ha sido extremadamente afortunado por tener esperando el tren junto a él a Ding Hui, una joven estudiante de medicina que regresaba a su casa. 

El octogenario se desplomó en la vía, viéndose rodeado de extraños que no sabían qué hacer más allá de llamar por teléfono al servicio local de emergencias. Por suerte, la estudiante no se lo pensó dos veces y corrió hacia él para iniciar las maniobras de reanimación cardiopulmonar sin quitarse siquiera la mochila. 

Los esfuerzos de la joven fueron fructuosos, el anciano volvió a reaccionar y Ding Hui permaneció junto a él hasta que llegaron los sanitarios.

Esta estudiante se ha convertido en China en una heroína, tras viralizarse el vídeo en el que se la ve salvar Cui Yonglong y tras saberse que había rechazado los  casi 400 dólares que el hijo del anciano le había ofrecido.

"Hice lo que cualquier estudiante de medicina habría hecho", aseguró a los medios locales que posteriormente la entrevistaron.

Su única recompensa fue recibir otro billete gratis por parte del servicio ferroviario chino, ya que había perdido su tren por salvar una vida.