El entierro de Chimuelo, un pequeño periquito, no pudo ser más atropellado.

Su dueño, un niño chileno que solo quería darle el último adiós, se encontraba cavando la tumba cuando todo casi se va al traste.

Segundos antes, el chaval se despide del periquito: "Hoy es el triste día donde se nos va uno de la familia. Un hermano nuestro que sin duda fue una gran mascota. Pero hoy nos reunimos para despedirlo ya que nuestro señor se lo ha llevado. Así que descansa en paz Chimuelo", se oye al chaval en el vídeo grabado y que se ha hecho viral.

Pero, cuando se encontraba dispuesto a dejar el cuerpo sin vida de su mascota, llegó un perro que casi hace que el acto acabe en tragedia ya que, de un solo bocado, el perro del niño se mete en la boca a Chimuelo.

Sin embargo, el final no pudo ser más feliz -dentro de las circunstancias-, porque gracias al esfuerzo del niño, este logra que el perro abra la boca y recuperar así el cadáver del Chimuelo que, esta vez sí, tuvo una feliz sepultura.