Una gigantesca capa de de piedra pómez de un tamaño aproximado de 150 kilómetros cuadrados está flotando en mitad del océano Pacífico y, increíblemente, podría ser la salvación de la Gran Barrera de Coral.

La balsa de piedra, fue vista por primera vez el pasado 9 de agosto por el Observatorio de la Tierra de la NASA donde los científicos han debatido sobre el origen de la misma.

Consideran que puede tratarse de los restos de un volcán submarino que entrase en erupción y que expulsó toneladas de magma, ahora solidificado como piedra pómez. Este tipo de piedra está llena de cavidades y agujeros y flotan con mucha facilidad, parecido a como lo hace un iceberg.

La marea está llevando esta balsa de roca volcánica hacia la Gran Barrera de Coral (Australia) y porta consigo una cantidad de vida marina que podría ayudar a salvar el arrecife más grande del mundo, actualmente devastado a causa del cambio climático y la acción humana.

Según contó el geólogo Scott Bryan a la CNN, la enorme balsa terminará por deshacerse en pedazos. Además, comento que no es un fenómeno extraño, sino que estas enormes rocas pueden verse cada cinco años aproximadamente.

Imagen del Observatorio de Tierra de la NASA