Cristal roto
Imagen de un cristal de una casa roto. pxhere

Un hombre de Malasia se ha hecho viral después de grabarse a sí mismo destrozando su nuevo apartamento, ubicado en el corazón de Kuala Lumpur, porque no era tan lujoso como lo había prometido la inmobiliaria, según informa la prensa local.

El hombre, anómimo hasta la fecha, se ha convertido en toda una celebridad en internet de la noche a la mañana gracias a una serie de vídeos cortos de Facebook en los que expresa sus quejas del apartamento, por el que supuestamente pagó casi 2,5 millones de dólares (unos 2,2 millones de euros).

De esta forma, martillo en mano comienza a romper los muebles y el suelo de mármol. Hablando a la cámara, el hombre afirma que ha intentado ponerse en contacto con la inmobiliaria, Tropicana Corporation Berhad, para expresar su disgusto, pero lo ignoraron, por lo que decidió convertir su apartamento en todo menos un agradable lugar donde vivir.

"Hay que ganar dinero, pero, por favor, no seáis tan tacaños", dice el descontento propietario del piso en uno de los videos. "Ni siquiera tiene una barra de cortinas y llamáis a esto apartamento de lujo. No lo acepto".

Después de aclarar que no habían contractado con él para discutir los problemas surgidos de la venta del inmueble, el hombre de Malasia coge un bote de pintura roja y comienza a marcar todo lo que está mal del nuevo apartamento.

En un momento, durante su discusión, el enojado propietario de la casa le pide permiso a un par de empleados de Tropicana presentes en el lugar para ser filmados, y advierte a la compañía que la "misión" de su vida será destruir destruir su reputación como promotor inmobiliario por haberle vendido esa propiedad.

Así que, de nuevo, después de terminar su discurso y remarcar todos los defectos, el hombre se pone el casco y las gafas protectoras y usa un martillo para romper una mesa de cristal, destrozar las baldosas de mármol ya rajadas y lanzar una silla contra la pared.

Los videos fueron publicados en Facebook por un hombre llamado Jesson Lim, que presuntamente está relacionado con el propietario del inmueble. Hasta ahora, han recibido cientos de miles de 'me gusta' y miles de comentarios, la mayoría de acuerdo con el propietario, asegurando que es toda una lección para la inmobiliaria.

Además, y para concluir con esta rocambolesca historia, esta pega un giro inesperado. La inmobiliaria acabó reaccionando a los videos virales con su propia publicación en Facebook, afirmando que el hombre que destruye el lugar no es realmente el propietario, solo su representante. Sin embargo, Los usuarios no le ven mucho sentido, ya que si eso fuera cierto, ¿por qué sus propios empleados le permiten destruir un apartamento que en realidad no posee?