Esqueleto en Pompeya
Vista de los restos óseos de un esqueleto descubierto en Pompeya. Ciro Fusco / EFE

Un grupo de arqueólogos ha descubierto una hecho cuanto menos sorprendente sobre las ruinas de Pompeya... se trata de los huesos de un hombre que huía de la erupción del Monte Vesubio en el 79 d.C. y que murió aplastado por una roca de 300 kilos. El cráneo se encuentra en paradero desconcido por lo que el impacto no pudo ser pequeño.

La víctima era un hombre de más de 30 años y lo más probable es que estuviera huyendo de la violenta explosión volcánica pero claro, un poco tarde. Las imágenes enseñan la mitad inferior de un esqueleto que se extiende desde debajo de la piedra. Los temblores producidos por el volcán podrían haber causado la caída de la mampostería pero los funcionarios de Pompeya también señalan que la piedra podría haber sido “arrojada violentamente por la nube volcánica”.

El esqueleto también muestra que el individuo tenía una infección en la tibia, lo que significa que habría tenido dificultades para moverse y posiblemente estuviera incapacitado, según Massimo Osanna, director general del Parque Arqueológico de Pompeya.

Y la pregunta es: ¿cómo se llegó a la conclusión de que ese hombre estaba huyendo?  Los huesos se encontraron encima de lapilli, fragmentos de roca expulsados de un volcán, por lo que esto significa que probablemente sobrevivió a una etapa anterior de la erupción.