Avión
 Un avión de la compañía aérea TUI. Milad A380 / WIKIPEDIA

Una mujer británica de 72 años ha exigido una disculpa formal a la compañía aérea TUI después de un vuelo en el que compartió asiento junto a una mujer de 150 kilogramos, lo que según ella le provocó dolores de cuello y brazos durante días, informa The Sun.

Margaret Burton, agente de viajes jubilada, volaba a México para celebrar con su marido su 55º aniversario de boda. En el asiento de lado le tocó una persona obesa de unos 150 kilos. Debido a su volumen, el reposabrazos que las separaba tuvo que permanecer alzado. La anciana se quejó a la tripulación, pero estos no quisieron reubicar a la mujer para no incomodar a la pasajera obesa.

Según Burton, viajar al lado de esta mujer le supuso permanecer "apretujada" durante el vuelo en sólo dos tercios de su asiento, no pudo desplegar su bandeja en ningún momento y la postura durante el viaje le provocó dolores posteriores e incluso un coágulo de sangre en sus pulmones: "Mi médico dice que es posible que lo causara el reposabrazos, pero nunca lo sabremos".

La mujer le pidió a la pasajera que se cambiara de sitio, pero no quería moverse. Según su relato, era una fila de tres y ella estaba en un extremo, la pasajera obesa en el del centro y el marido de ésta, en el otro. Curiosamente, Margaret Burton había cogido un asiento separado del de su marido para tener espacio extra durante el viaje transoceánico.

Margaret Burton exige que TUI se disculpe y que tome medidas en estos casos en los que personas con sobrepeso reservan vuelos. TUI ofreció, eso sí, a la mujer un reembolso de 90 libras (102 euros).