Walter Carr emocionado por su nuevo trabajo en la empresa de mudanza
Walter Carr emocionado por su nuevo trabajo en la empresa de mudanza TWITTER PELHAM POLICE

El primer día de trabajo es un cúmulo de emociones. Es un día que puede salir todo fenomenal o ser uno de esos días que nos gustaría borrar de nuestra cabeza. A Walter Carr lo separaban de su nuevo trabajo 32 kilómetros, exactamente la distancia entre su casa y la de Jenny Lamey, su primera clienta en la empresa de mudanzas. Pero ay, cómo se pone de cuesta arriba la vida a veces, el coche de Walter decidió fallar en el peor momento: el día antes. La cosa no podía empezar peor, pero habría final feliz. A veces en la vida real sucede.

"Ayer fue un día largo. Pero un buen día", arranca el post de Facebook en el que Jenny relata la historia. Se levantaron temprano, su novio y ella, para empezar con los preparativos. A las 6.30 sonó el timbre de su casa: era la policía. El agente había encontrado al joven Walter en medio de su cruzada a pie por llegar a trabajar a tiempo.  Los 32 kilómetros del joven terminaron con un desayuno y un breve paseo en coche hasta el trabajo. Misión cumplida. Es más, Walter había llegado pronto a la casa, antes que sus compañeros de trabajo: "Le ofrecimos echar una siesta mientras llegaba el resto de la cuadrilla pero prefirió ponerse a trabajar". Era su día de prueba y "necesitaba el trabajo".

Quizá la motivación de Walter por superar la prueba de trabajo viniera motivada por sus orígenes. Es de Nueva Orleans pero tuvo que mudarse con su madre a Texas en 2005 después de que el huracán Katrina los dejara sin hogar. Esta vez su desventura tendría premio y enternecería a Internet a ambos lados del Charco. "No puedo ni imaginar cuántas veces, en su caminata solitaria de 32 kilómetros en plena noche pensó en dar media vuelta", cuenta Jenny, emocionada. "cuántas veces se preguntaría si había sido buena idea. Cuántas veces desearía sentarse o tumbarse en medio del camino y esperar a la mañana, hasta que alguien pudiera llevarlo a casa. ¡Pero caminó hasta aquí!". Hasta la Policía le ha dedicado un tuit. Pero lo mejor estaba por llegar.

El post de Jenny se hizo viral rápidamente a lo largo del fin de semana por Facebook. El post llegó al muro del CEO de la empresa de mudanzas en la que empezaba a trabajar Walter ese día. Y decidió viajar a Texas para conocer al héroe local en persona y recompensar su esfuerzo. No viajó a pie, sin embargo, sino en coche. En un Ford Escape cuyas llaves pasarían de sus manos a las de Walter, para que no tuviera que volver a caminar toda la noche para llegar a ningún sitio. "Ha sido mi primer trabajo en mucho tiempo", relataba el joven a los periodistas, ya convertido en la sensación del momento, "quería demostrar que soy alguien con mucha dedicación y me dije a mí mismo que iba a conseguir el puesto de una forma u otra". Internet también se ha volcado con este futuro licenciado en Ciencias de la Salud y ha organizado un crowdfunding para ayudarle con lo que necesite. Ya han recaudado más de 34.000 dólares en apenas dos días.