Atasco en Colorado
Atasco en Colorado a causa de un desvío propuesto por Google Maps. ABC

La tecnología nos ha facilitado mucho la vida. Ingenios como el GPS y aplicaciones como Google Maps permiten que incluso el más torpe con los mapas sea capaz de orientarse y llegar a su destino... casi siempre.

En ocasiones, nuestra fe ciega en los nuevos dioses nos lleva al lugar equivocado. Eso le sucedió el pasado domingo a más de un centenar de conductores, que se dejaron llevar por la aplicación de Google y acabaron atascados en un lodazal de algún lugar de Colorado.

Un accidente en la carretera que conduce al Aeropuerto Internacional de Denver hizo que Google Maps propusiera a los conductores una ruta alternativa, un desvío que los llevó por un camino de tierra, según informa CNN.

Aunque no era el mejor trayecto posible, tal vez no habría sido un problema si no fuera por el hecho de que las recientes lluvias lo habían embarrado todo y los coches empezaron a resbalar y a quedarse atrapados en el barro.

Los primeros que quedaron atascados impidieron el paso a las decenas de coches que venían detrás y se acabó formando un gran atasco, una curiosa escena que recordaba al célebre cuento de Julio Cortázar La autopista del sur.

"Pensé 'quizás hay un desvío', y lo busqué en Google Maps, y me dio uno que era la mitad del tiempo. "Eran 43 minutos inicialmente y en lugar de eso iban a ser 23, así que tomé la salida y me dirigí a donde me indicaba. Había un montón de coches que bajaban también, así que dije: 'Supongo que está bien'. No estaba bien", relató Connie Monsees, una mujer que acudía al aeropurto a recoger a su marido.

Ella no tuvo problemas con el terreno ya que su vehículo tiene tracción a las 4 ruedas. Incluso logró llevar a dos personas al aeropuerto que pudieron tomar sus vuelos. Por desgracia, muchos otros vivieron situaciones bastante menos favorables.