El perro de esta chica escocesa se encontró un juguete sexual en la calle y empezó a caminar con él en la boca. Había encontrado su nuevo juguete favorito.

La situación dejó a su dueña, Sophie McGrattan, atónita y no tardó en compartirlo en las redes sociales. Pretendía mostrar su repulsión ante el encuentro, pero todo se volvió en su contra ya que algunos usuarios de Twitter empezaron a sospechar de que en realidad el objeto era suyo.

"Sinceramente no podría creer que mi perro pudiese encontrar un consolador mientras estamos de paseo en la calle. Voy a estar enferma".


"¿Es tuyo...?"

McGrattan no podía creer que tantas personas pensasen que era de su propiedad, "fue mortificante, unos constructores que estaban allí me decían: '¡creo que tus perros tienen algo que no deberían tener!"

"¿Es el que perdiste?"

"¿Te resulta familiar?"