Si llegar al orgasmo ya es difícil para una pareja y la sincronía entre ambos suele ser más que complicada, en el sexo telefónico no hay mucha diferencia. Hoy os ofrezco las claves para poder tener una vida sexual plena cuando se mantiene una relación a distancia. Si se quiere, se puede, sólo tenemos que seguir las siguientes pautas.

Confianza

Para que el sexo funcione debe existir confianza. Si pensamos que la otra parte de la línea está ocupada por más personas que tu pareja, que puede existir grabación sonora o que simplemente nos produce corte, no podremos ni siquiera comenzar a hablar por miedo a la vergüenza o ser escuchados por terceros.

Interés

Debe haber un consenso entre las dos partes. Aquí no vale el abrirse de piernas y dejarse hacer. Ambas partes deben demostrar que están dispuestas a pasar un buen rato cuyo fin es el mismo: llegar al orgasmo como si estuvieran juntos en la misma cama.

Concentración

Para ello hay que establecer 'el clima'. Velas, la música que más guste o nos ponga y, sobre todo, evasión. Es decir, evitar visitas inesperadas y mantener el resto de dispositivos móviles apagados, ya que en el momento en el que nos desviemos del tema, la conversación puede echarse a perder. También podemos utilizar alguna prenda sexy o simplemente ir desnudos. De esta manera describiremos el ambiente a la otra persona y le haremos sentir muy cerca de nosotros.

Lenguaje

No debemos caer en la vulgaridad ni decir o hacer algo que no diríamos o haríamos en el caso de que no existiera distancia. El lenguaje, por tanto, debe ser progresivo. Hay que ir de más a menos, caldeando el ambiente. El tono debe ser sugerente y añadir pequeños gemidos que aumenten a medida que se calienta la conversación.

Masturbación

Es muy complicado llegar al orgasmo simplemente teniendo una conversación telefónica. Es hora de ponernos manos a la obra (y nunca mejor dicho) y activar el modo masturbación. Nos podemos ayudar de juguetes eróticos, pero cuidado con los ruidos si no quieres que tu pareja descubra que estás utilizando un vibrador... Con el manos libres se cuela todo.

Debemos ser solidarios con nuestro chico o chica e intentar llegar juntos al orgasmo ,pero de no ser así (y juraré no haber dicho esto nunca) la distancia nos permite el lujo de fingir y volver a empezar como si nada.

Si conseguimos tener en cuenta y conjugar todos estos elementos, las relaciones a distancia serán mucho menos complicadas. Simplemente hay que tener imaginación y combinarla con las tecnologías. Sexo y kilómetros ya no tienen por qué estar reñidos.