Con motivo de la nueva edición de FITUR, el Consistorio santanderino anunciaba con orgullo hace unos días el estreno de su página web, por lo que animaba a los internautas a visitarla y disfrutar de sus contenidos.


Y, efectivamente, los que quisieron enterarse de las novedades del portal han tenido un momento de auténtica diversión pulsando a la traducción de la página en inglés. Destaca el caso del Centro Botín, traducido como ‘Loot Center’, que viene a ser ‘Centro de Saqueo’, o el ‘casco histórico’, convertido en ‘historic helmet’, traducción que se refiere a un casco como objeto.

No fueron pocos los profesionales que se pronunciaron en contra de la decisión del Ayuntamiento de dejar en manos del Google Translate la representación de toda una ciudad. La traductora Rosa Llopis ha lamentado en un hilo que se busquen opciones más baratas porque “total, con que se entienda”.


Por su parte, la Asociación Española de Traductores, Correctores e Intérpretes (Asetrad) tilda en un comunicado el resultado de vergonzoso. “Es especialmente peligroso poner en jaque la reputación y uno de los motores económicos de la ciudad y del país de una forma tan evitable, ya que sus palabras y sus traducciones son su imagen”, afirman.