Hay personas que podríamos llamar "enfermas de amor", es decir, aquellas con celos patológicos que consideran que su pareja es exclusivamente suya. Aquellas que se angustian solo ante la idea de que su pareja intercambie palabras con otra persona. ¿Se puede curar o, al menos, tratar este exceso de celos?

El primer paso consistiría en que la persona reconozca que tiene un problema en vez de creer que los demás son el problema. Además, es necesaria la ayuda de un psiquiatra o psicólogo para intentar ver de dónde provienen. Por otra parte, la pareja de un celoso compulsivo puede recurrir a la mentira en acciones cotidianas por miedo a represalias, sin tener por ello que ser infieles.

Complejos y culpabilidad

Las personas que conviven con un celópata suelen comenzar a acomplejarse e incluso se sienten culpables de las circunstancias. Piensan que son la causa de que la pareja vaya mal. Es importante detectar cuanto antes que tu pareja tiene este problema para seguir o no con la relación. 

El remedio más efectivo es llevar a cabo determinados hábitos, como no mirar el móvil de nuestra pareja, pensar cosas positivas de la persona a la que amamos o tener más confianza en uno mismo.