Para algunos está considerado como una parafilia. Para amantes del BDSM es, simplemente, una práctica más dentro de las muchas que se llevan a cabo en el mundo del látex y las cadenas. Lo que sí es cierto es que es sexo llevado al límite, tanto, que en ocasiones acaba con la vida de la persona que lo lleva hasta el extremo.

La 'asfixia erótica' se basa en reducir la dosis de oxígeno que llega al cerebro de manera que se intensifique el orgasmo. Nuestro cerebro en estos casos puede llegar a jugarnos una mala pasada. Cuando la señal de placer llega al cerebro, esta puede hacernos perder la percepción del peligro. Esto hace que sigamos adelante con la asfixia hasta el punto de llegar a la muerte. A pesar de que parezca algo novedoso, la hipoxifilia es un 'juego' erótico que se lleva realizando desde hace siglos como una terapia contra la disfunción eréctil o la impotencia en los hombres.

Aunque algunos piensen que forma parte del ritual de la masturbación más íntima y, por tanto, se realice en soledad, esta práctica también se puede trabajar con otra persona. Dentro del mundo BDSM se pueden utilizar muchos instrumentos que impiden la respiración tales como máscaras de látex, plásticos, cueros e incluso cinturones atados al cuello o sogas simulando una semiestrangulación.

El caso más sonado

Existen numerosos casos de famosos que han perdido la vida por dejarse llevar por la asfixia erótica. Un ejemplo lo encontramos en el actor David Carradine, protagonista de Kun Fu. El maestro de las artes marciales fue encontrado muerto por asfixia en la habitación de un hotel de Bangkok. Según la policía, Carradine fue hallado sin signos de violencia pero desnudo, con una cuerda atada al cuello, otra a los genitales y ambas a un armario.

Lo que está claro es que nunca podemos dejarnos llevar por el ímpetu o las ganas de tener más placer sin conocer a fondo las prácticas que llevamos a cabo para ello. La asfixia erótica es algo serio que puede causar la muerte. Cada persona es libre de vivir su sexualidad como quiera pero es mejor que ante ciertos juegos sexuales, se informen y las practiquen con personas 'expertas' en la materia.