Reina Isabel
La reina Isabel II de Inglaterra, en una imagen reciente. GTRES

La reina Isabel II no sólo representa a Gran Bretaña como jefa de Estado, sino que es uno de los últimos símbolos del colonalismo de occidente. Por eso, la revelación de esta semana de un diario marroquí choca bastante: Isabel II es descendiente de Mahoma.

El diario Al Ousboue señala en un reportaje que Isabel II es la 43ª nieta del profeta del Islam. El rotativo recupera información del Burke's Peerage, un libro especializado en genealogía que empezó a publicarse en 1826.

La conexión entre Mahoma y los Windsor se establece, además, vía España. Los descendientes de Mahoma entroncaron con los reyes medievales musulmanes de la Península, en concreto de Sevilla, en el siglo XI. Posteriormente, la familia real de Castilla se relacionó con la parte musulmana gracias a la princesa Zaida de Sevilla, que se casó con el rey Alfonso VI. Una descendiente de Zaida, Isabel de Castilla, se casó con el duque de York en el siglo XIV.

A partir de ahí, la rama genealógica ya no sale de Inglaterra y acaba en Isabel II, tras pasar por los reyes Jorge I, II y III y la mismísima reina Victoria, tatarabuela de la actual monarca.

Algunos historiadores citados por la prensa inglesa ponen en duda esta teoría, ya que la supuesta relación familiar entre Mahoma y Zaida de Sevilla no está comprobada.