Persona esposada
Imagen de una persona esposada. pxhere / archivo

Una anciana británica de 104 años ha desvelado el deseo más importante que le queda por cumplir: ser arrestada.

"Tengo 104 años y nunca he estado en el lado equivocado de la ley", confesó Anne Brokenbrow, centenaria, que vive en un geriátrico de Bristol, según recoge la prensa inglesa.

Este peculiar deseo de la mujer se conoció después de que una organización benéfica llevara a cabo una acción de cara a los ancianos del geriátrico. Cada uno escribiría en un folio sus peticiones y sus datos personales y lo depositaría en una urna.

De esta forma, las voluntades de todos los residentes fueron colgadas en un 'tendedero de los deseos', ubicado en varias tiendas de la zona con el fin de que los compradores que por allí pasaran se animaran a ahcer realidad los deseos de sus mayores.

Sin embargo, la petición de Brokenbrow resultó tan inusual que llamó la atención de los medios locales y de la Policía. Así, los agentes decidieron complacerla y prometieron que el próximo 20 de marzo sería detenida y esposada.