Las dos crías que sobrevivieron al parto de Anna
Las dos crías que sobrevivieron al parto de Anna, la anaconda. ACUARIO DE NUEVA INGLATERRA

Anna la anaconda se ha convertido en una de las estrellas del del acuario de Nueva Inglaterra, en Boston, tras haber dado a luz a sus ocho años sin que tuviera contacto con ningún macho.

Según señala el acuario, sus empleados se llevaron una sorpresa mientras preparaban una exposición sobre la selva tropical del Amazonas. La anaconda, de 13,6 kilogramos y 3 metros de largo, había dado a luz a una docena de serpientes bebé, aunque solo tres crías sobrevivieron al parto y una de ellas murió 48 horas más tarde.

La sorpresa se debía a que Anna había convivido únicamente en contacto con hembras. Por eso, los biólogos del centro supieron que había tenido lugar una estrategia reproductiva rara conocida como partenogénesis.

Del griego "nacido de virgen", la partenogénesis es una estrategia de reproducción que consiste en segmentar y desarrollar las células sexuales femeninas sin necesidad de fecundarlas. En anfibios y reptiles es una reproducción asexual que da lugar a copias exactas de la madre.

Se trata de un fenómeno más frecuente en plantas e insectos, pero se han registrado ejemplos en lagartos, tiburones y aves. También en serpientes, aunque el único otro caso documentado de partenogénesis en anaconda verde sucedió en Reino Unido, en el año 2014.

"Genéticamente, es un proceso vulnerable", señalan fuentes del acuario.