Una 'instagramer' asegura que gana miles de dólares al mes vendiendo uñas de sus pies, saliva o pelo de axila

Rebekka Blue, en su cuenta de Instagram, haciendo repaso de todo lo que vende.
Rebekka Blue, en su cuenta de Instagram, haciendo repaso de todo lo que vende.
@slutrepreneur / INSTAGRAM

Rebekka Blue es una instagramer estadounidense con apenas 20.000 seguidores en esa red social, suficientes para que su negocio, según ella asegura, vaya viento en popa. 

Y es que Blue se dedica a vender "básicamente cualquier cosa que haya estado pegada a mi cuerpo", como uñas de los pies, pelos de la axila, saliva, bastoncillos de los oídos usados, ropa interior usada, medias, calcetines o agua de la bañera tras haber sido usada. 

"Ofrezco un servicio de venta que da placer y hace sentir bien a los compradores en un ambiente seguro. Además, está clasificado como industria del sexo, estás vendiendo placer", aseguraba Rebekka al New York Post.

La joven tiene precios que oscilan entre los 50 y 305 dólares (de 47 a 289 euros) por sus productos, que aún pueden ser más caros si se trata de peticiones especiales. En total, según afirma, saca unos 8.000 dólares al mes (unos 7589 euros). 

"Los tres artículos más solicitados son calcetines, bragas y medias. Por lo general, los vendo después de usarlos por 50 dólares. Cobro más por las solicitudes únicas y extrañas como agua de baño usada, pelos de la axila o bastoncillos de algodón con cera de los oídos", explica la mujer. 

Su día a día pasa en obtener el producto y el contacto por internet con los compradores, así como gestionar los envíos. 

Rebekka Blue afirma que el dinero que obtiene con este tipo de ventas lo usa para tener "seguridad financiera" así como para emprender otros negocios e iniciativas, como una fundación de rescate animal.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento