La cara de desaprobación de un perro ante las travesuras de un pequeño carlino

Gus y Briggs, un carlino y una mezcla de labrador y pitbull.
Gus y Briggs, un carlino y una mezcla de labrador y pitbull.
GOTH_PACK / TIKTOK

Las relaciones de hermanos son especiales, pues pueden ser algo más que un hermano, un confidente, un cómplice, alguien imprescindible en tu vida... o un enemigo. Los celos, las peleas o, directamente, la indiferencia pueden ser algunos de los sentimientos fraternales más fuertes, y si no que se lo digan a estos dos perros.

Esta familia de Salt Lake City (Utah, Estados Unidos) viven junto a Briggs, su tranquilo y adorable perro mezcla de labrador y pitbull. Pero la calma se acabó en casa cuando adoptaron a Gus, un pequeño carlino que es pura energía y, por ende, es muy diferente a su 'hermano'.

El pequeño parece reclamar más atención, persigue a su dueña, se sube a todos los sitios y, literalmente, se aprovecha de la inocencia de Briggs robándole su cama, que es notablemente más grande.

@goth_pack The pure bred asshole and the adopted angel #pug #dog #funny #adoption ♬ Originalton - ibrahim-bilgin

Pero el can mayor tiene una actitud más pasiva y, en ocasiones, hasta pone cara de sorpresa ante la forma de ser acelerada de su compañero. "Cada vez que mi carlino está molestando, él me pone una mirada de desaprobación", escribió su dueña en TikTok.

En el vídeo que subió la estadounidense, se puede ver al pequeño intentando jugar al escondite, llamando su atención con ladridos, mordiendo la correa o arrastrando un peluche, mientras el grande solo está tranquilo tumbado en el suelo y mirando a su dueña con cara de incredulidad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento