Los cadáveres de cera o cadáveres de jabón: el extraño fenómeno que conserva los cuerpos de algunos fallecidos

Cera derretida de una vela.
Cera derretida de una vela.
Clarissa Rossarola / Flickr

Es posible que el lector haya visto en alguna ocasión cómo se hace el jabón, usando alguna grasa o aceite, que se mezcla con una base como la sosa y agua. Pues ese proceso puede darse de forma natural también en los cadáveres, provocándose lo que se conoce como adipocira o cera cadavérica. 

Este fenómeno, que hace que un cadáver acabe parcial o totalmente cubierto de cera y preservado, se describió por primera vez por Sir Thomas Browne en Hydriotaphia, Urn Burial, en 1658. 

En 1786 los obreros estaban moviendo cuerpos del cementerio de los Santos Inocentes en París para trasladarlos a lo que ahora son las Catacumbas de París cuando notaron que los cadáveres estaban cubiertos de una sustancia cerosa gris.

La sustancia, esa cera cadavérica surge cuando se da la transformación de la grasa y los tejidos de un cadáver químicamente, cuando el cuerpo está en un lugar cálido, húmedo, anaeróbico (sin oxígeno) y con la presencia de enzimas bacterianas.

Así, los cuerpos quedan cubiertos de esa sustancia que los protege y los preserva en una especie de momificación natural. Hay casos como el de una 'momia de cera' que se encontró en 1996 flotando en el lago Brienz en Suiza y que las autoridades dedujeron que había muerto en el siglo XVIII, como informaba el Mirror

Los pantanos o entornos submarinos son ideales para que se forme adipocera, tanto si hay ataúd como si no y lo mismo pasa en los cementerios de suelo arcilloso o muy húmedo. 

En 2008 se descubrió que varios cementerios alemanes que tenían suelos con alto contenido de arcilla y producía cadáveres saponificados, cosa que salió a la luz durante un reacondicionamiento, en el que se encontraron con 'momias de jabón' casi intactas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento