Desvelan el misterio de unas abejas que hacen miel de diversos colores: cambian el néctar de las flores por M&M's

Una abeja se acerca a una flor.
Una abeja se acerca a una flor.
Panthermedia / GTRES

Somos lo que comemos. Al menos eso dice el refrán y, aunque en ocasiones pueda parecer que estos dichos están algo anticuados, unas abejas han demostrado la veracidad de este. Unos apicultores ubicados al noroeste de Francia comenzaron a observar que el color de la miel que producían sus insectos no era amarilla o marrón, sino azul y verde

Las abejas producen la miel recolectando el néctar de las flores, un alimento natural rico en fructosa y sacarosa que se transporta a la colmena, donde se procesa. Los insectos lo trasfieren de uno a otro para reducir el agua del néctar y convertirlo en una sustancia más pegajosa y fácil de almacenar. Al final, con el aleteo de las abejas, la sustancia se seca al máximo, haciéndola pegajosa y convirtiéndola en miel.

El grupo de abejas de los trabajadores franceses, sin embargo, debió pensar que el néctar de las flores no era lo suficientemente sabroso y, en su lugar, optaron por algo más dulce y artificial. Cerca de sus colmenas encontraron una fábrica de M&M y, junto al edificio, los contenedores con residuos de colorante y chocolate. Los insectos decidieron alimentarse directamente de ello en lugar de buscar néctar en las flores. El resultado fue la citada miel de colores.

El suceso tuvo lugar en el verano de 2012 cuando, tras unos meses de incertidumbre, los apicultores decidieron averiguar qué estaba ocurriendo. Tras descubrirlo, los propietarios de la fábrica de chocolate decidieron limpiar sus contenedores de residuos mejor y guardarlos en un espacio cerrado y no accesible a las abejas.

Durante años, Francia ha sido uno de los mayores países exportadores de miel del mundo. En Alsacia, donde se encontró esta curiosa situación, se exportan alrededor de 1.000 toneladas de miel al año. El problema es que la miel azul o verde no sirve, pues no cumple con los estándares que se esperan del producto y, por tanto, no se puede comercializar de manera legal.

En su momento, cuando los apicultores recolectaron esta miel indicaron que no tenía un sabor diferente al resto, pero hasta ahí llegaban las similitudes. Como no cumplía con las normas establecidas, no pudieron venderla ni hacer uso de ella.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento