Un cura intenta expulsar a la policía de su iglesia como en un exorcismo cuando incumplía las normas contra la Covid

El sacerdote tratando de expulsar a la policía con una enorme cruz.
El sacerdote tratando de expulsar a la policía con una enorme cruz.
La Opinión Austral
El sacerdote tratando de expulsar a la policía con una enorme cruz.
TWITTER

En Argentina hay vigentes normas que dictan el límite de aforo para reuniones de todo tipo, incluidas las misas y otras celebraciones religiosas. El Decreto de Necesidad y Urgencia, conocido como DNU establece esas limitaciones. 

Pero un sacerdote de la localidad argentina de Amenábar pensó que los deberes religiosos estaban por encima de los mundanos y a pesar de que la ley establece que "queda suspendida la presencialidad en las actividades económicas, industriales, comerciales, de servicios, culturales, deportivas, religiosas, educativas, turísticas, recreativas y sociales", él celebró misa presencial en su iglesia. 

Por eso se presentó la policía, a lo que el religioso reaccionó cogiendo una enorme cruz de madera y encarándose a los policías al grito de "¡En nombre de Cristo, fuera de la casa de Dios!", como si de un exorcismo se tratara. 

"Para que yo no realice la misa el fin de semana que viene, me van a tener que matar. Así como ustedes se deben a las autoridades, yo me debo a la palabra de Dios", espetó el cura, empeñado en reunir a sus fieles dentro de la iglesia. 

Sin embargo, y por más que el religioso se empeñó, la misa acabó por ser suspendida y no pudo continuar, como dictan las leyes y las normas para la prevención de los contagios en el país. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento